Chiqui Jacks, un homenaje a la reina de la moda paraguaya


La estilista y diseñadora de moda Chiqui Jacks, considerada como una de las referentes de estilo y elegancia más importantes de nuestro país, falleció hoy tras cuatro décadas de innumerables colecciones y premios nacionales e internacionales que coronaron su carrera.


Este es un homenaje a su gran trayectoria, llena de conquistas y legado para la moda nacional...



"La Chiqui", como más se la conocía por ser la menor de la familia, fue quien introdujo el concepto de diseñador en nuestro país. Fue también una de las primeras diseñadoras nacionales en trascender las fronteras llegando a presentar desfiles incluso en una de las primeras ediciones del Miami Fashion Week. En su juventud fue becada a París para conocer los grandes talleres de costura y tomar cursos en las mejores casas de moda como Nina Ricci, Dior e Yves Saint Laurent. Ganó el premio de “Diseñador del Surrealismo” entre 46 diseñadores de América y Europa,  por un diseño de novia empleando el ñandutí. También, en 1991, ganó el primer puesto en la categoría Diseñador Extranjero en el Latin American Festival. Igualmente, recibió el Trofeo Internacional a la Calidad, en España; el Master Internacional Trophy, el más importante reconocimiento otorgado en América para premiar el prestigio y la tradición empresarial.

Recordada por su estilo trasgresor y libre, siempre fue innovadora y provocativa con sus propuestas como los vestidos de gala de arpillera o bustiers de metal. Siempre a la vanguardia en una época donde la individualidad no era tan apreciada. Fue ella quien enseñó a las mujeres paraguayas a ser audaces, a salirse del look uniformado y a apreciar el ser diferentes. Además, fue la primera diseñadora nacional en tener su propia fragancia, pionera en el uso de muchísimos materiales atípicos en el vestir y toda una embajadora del diseño nacional en el extranjero.

Sus colecciones se caracterizaban por finas mezclas de texturas, además de los originales estampados y los detalles de su ropa en modelos únicos. La calidad y extrema femineidad de sus diseños convirtieron sus piezas en objeto de deseo de las mujeres más exigentes de la sociedad paraguaya.

Se retiró en el 2010, pero nunca dejó de dar consejos a las fashionistas:
“Las piezas básicas y de la mejor calidad posible dentro de su presupuesto”. Para ella era preferible tener solo algunas cosas buenas que muchas sin calidad.
También decía que no podían faltar en los atuendos femeninos una falda y pantalones de buen corte, varias blusas camiseras blancas, un blazer y un lindo vestido de cóctel.

"¿Es esencial tener estilo? Lo que se llama “tener estilo” no se compra con dinero. El estilo es algo sutil que se refleja en los pequeños detalles. No es la ropa que se lleva, es la forma de actuar".

CONVERSACION

0 Comentarios:

Publicar un comentario

DEJA TU COMENTARIO

Volver
arriba